Inicio Nacionales «EMELY PEGUERO, UNA REFLEXIÓN»

«EMELY PEGUERO, UNA REFLEXIÓN»

por informador

POR VALENTIN MEDRANO

El horrendo hecho en que perdió la vida la adolescente Emely Peguero y su criatura no nata de 5 meses, con derechos constitucionales según el artículo 37 de la Carta Magna, fue una secuela de actos repudiables, deleznables.

Un claro concurso infraccional típico de una mentalidad enfermiza y secuela de nuestra prohibición constitucional al aborto.
No hay justificación alguna para tan desalmada acción, la que sume en el espanto, la congoja, el dolor y la indignación a la población en general, que ha seguido muy atenta el desarrollo de los acontecimientos que retratan un horrendo, trágico, despiadado, luctuoso y enmarañado acto.
Los hechos mueven a la repulsa. Las leyes contienen los remedios sociales punitivos. Quiérase o no, no es más que violencia y criminalidad común. Nada intrincado. Un homicidio agravado. Un hecho repetido. Que recuerda otros de igual naturaleza. Entonces la pregunta es, ¿porqué de las protestas? ¿Qué acto o postura de las autoridades denotan desinterés o conllevan a la impunidad?.  Palabra tan de moda como pretexto en estos días.
Condeno y lloro él sufrir que debió padecer esa indefensa joven. Su martirologio. Sufro él dolor de sus deudos hoy inoculado a la población indignada y expectante. Pero por igual condeno, salvando las distancias, las respuestas igualmente violentas de algunos que toman como excusa un hecho que debe mover a la reflexión, acompañar a las autoridades en la procura de justicia y a revisarnos como sociedad.
Esas reacciones violentas, esa respuesta de cafia apandillada en nada ayuda, y lo único que hace es convertir en víctimas a los victimarios.
Pocas veces he estado de acuerdo con los pronunciamientos del Procurador General adjunto Bolívar Sánchez. Pero es cierto que esa postura indigna casi igual que la de los sindicados en sus acciones post morten. Es, se supone un estadio superado de nuestra condición de prehistórico incivilizado.
Debemos construir una sociedad de paz, lo que no se logra con exhibiciones de acciones violentas, que sólo replican otros actos de violencia.

Noticias Relacionadas